Estrategias de desempeño y perfil del auditor interno

CARC junto con el IAI realizaron charla sobre estrategias de desempeño y perfil del auditor interno

El encuentro se concentró en la presentación de estrategias para que los profesionales mejoren sus habilidades y competencias comunicacionales en sus entornos de trabajo.

El Centro de Auditoría, Riesgo y Cumplimiento (CARC) del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información en conjunto con el Instituto de Auditores Internos (IAI) organizaron la charla Estrategias, patrones y herramientas para el auditor interno, la que fue impartida por Lilia Figueredo, MBA en Negocios y coach corporativo.

Figueredo cuenta con una amplia experiencia, formando profesionales en Latinoamérica en el área de Auditoría. Su trabajo se concentra en potenciar las habilidades y competencias comunicacionales de los profesionales, para que puedan desenvolverse adecuadamente en sus trabajos.

El profesor Esteban Olivares –miembro del CARC y director del IAI–, señaló que los profesionales del área de Auditoría deben ir actualizando su formación, en base a los nuevos requerimientos del mercado.

Por esta razón, es importante que “los auditores incorporen algo que no todos tenemos, que es el saber comunicarse y desenvolverse con los pares dentro del ámbito laboral”. Destacó que hoy en día los profesionales deben aprender estas habilidades, para poder autogestionar el comportamiento profesional, respecto de  motivar, ser positivos y proactivos.

“Estas habilidades se trabajan. No llegan solas”, agregó.

En una hora y media, la profesora Figueredo se dedicó a definir cómo debe ser el nuevo perfil profesional del auditor y a proporcionar estrategias para potenciar las habilidades y competencias de estos profesionales de cara a los nuevos desafíos que presenta el mercado laboral.

Dijo que bajo este contexto de globalización, convergencia de nuevos negocios, internet, entre otros, ya no basta solo con mirar los números que arroja una compañía, sino que se debe evaluar la “salud estratégica” de las organizaciones a largo plazo.

Y, en este caso, el recurso humano cumple un rol fundamental, pues para adaptarse a este nuevo escenario los profesionales requieren de nuevas habilidades para cumplir con sus funciones. Manifestó que los auditores tienen una ventaja, respecto de otras profesiones, ya que en su labor diaria deben comunicarse con profesionales de todas las áreas y estamentos de la organización, pudiendo conocer las fortalezas y debilidades de las personas en su trabajo.

En base a ello, ¿cómo debería ser el auditor?  La profesora Figueredo indicó que éste debe ser un identificador de talentos, entrenador del equipo del cliente, otorgar acompañamiento de las personas en terreno, ser un consultor de desarrollo individual, motivador y mentor de desarrollo de carrera en su equipo y gestor de trabajo del equipo auditor.

Para poder desarrollar estas habilidades, la coach señaló que en base a los atributos y fortalezas que reconozcan los profesionales de ellos se debe generar una estrategia cognitiva, que no es más que “organizar las acciones, usando las capacidades intelectuales propias, en función de las demandas de la tarea, para guiar los procesos de pensamiento, hacia la solución del problema”.

La estrategia y cognición proporcionan recursos, que al estudiarlos y trabajarlos facilitan el aprendizaje de las habilidades que requieren las personas en la actualidad, dijo.

 

Fotos del evento: